AznarBlairBush, hijos de Ricardo III

IRAQ-SUMMIT-START

Ahora, el invierno de nuestro descontento se ha transformado en glorioso verano bajo este sol de York… (Ricardo III  de  William Shakespeare.  Acto primero. Primera escena).

Con estas palabras comienza el famoso drama, haciendo alusión a la lucha por el poder entre las casas de Lancaster y York.  Shakespeare en Ricardo III hace un estudio del mal, de la vileza y la ambición desmedida del personaje. Ricardo III es un personaje que subordina el poder a todo lo demás.  No reparará en medios para conseguirlo: engaños, traiciones y sobre todo asesinatos, con tal de alcanzar su meta.  Ricardo III es un asesino y como tal nos lo muestra, un asesino inteligente, en eso se aleja de los miserables de la foto.

Blair, la hiena con acento inglés, Bush, el hombre de la risa y la muerte fácil, y Aznar, rey de los mediocres y perversos, se hicieron esta foto. Más tarde arrasaron un país, mataron indiscriminadamente y engañaron sin limites a todo aquel que quiso ser engañad@.  Ayer Bush fue el último en dejar la escena de esta shakespeariana foto.  No sé si Aznar dará ahora conferencias en EEUU.  Yo sigo tenido arcadas cuando le veo. Y  mucha desazón cuando pienso en esta foto y todo lo que representa.  Espero que algún día la historia los recuerde como debe, no con una peli de malos y buenos, sino con un juicio justo. Sí, yo también esperaré el glorioso verano bajo el sol de York, bajo el sol de la memoria.

Ayer la gente gritaba a las puertas de la  Casa Blanca algo así como “Vete ya, no esperes al 20 de enero, ésta ya no es tu casa”. Después hablé con una amiga que vive en Chicago y no pudimos reprimir las lágrimas de alegría.  Soy más optimista de lo que pensaba, me dijo. Y yo también, contesté. Yo también.