Un premio de poesía para Ángel Petisme

Este bello poema  de Ángel Petisme pertenece al libro “Cinta transportadora” que hace unos días ha sido galardonado con el VII Premio Claudio Rodríguez de poesía. Dentro de poco se publicará en la prestigiosa editorial Hiperión.  Felicidades, Ángel!!!

485025193_145af071f3_b

CINTA TRANSPORTADORA

Mi corazón es una tarjeta de embarque
a un cruce de caminos del círculo polar,
a un Gran Silencio que me busca los labios.

Sin gallos que le despierten,
sin kiwis al desayuno. Sin piedad.
Mi corazón es un fósil astral.
Una maleta no reclamada
que gira en la cinta transportadora.

.

Mejor tont@s que sádicos

Ramón y Cajal era tonto. Paul McCartney es tonto. Manuel Vicent es tonto. George Bernard Shaw y Arthur Conan Doyle eran tontísimos. El gran Ghandi era tonto. Ouka Leele es tonta. Mariano Barroso es tonto. El gran Ramón Acín era tonto. San Francisco de Asís era tonto. Fernando Grande-Marlaska es tonto.  La reina Sofia es realmente tonta. Jane Goodall y sus primates son tontos. Juanma Bajo Ulloa es tonto. Salvador Pániker es tonto.  Alex de la Iglesia es tonto. Javier Sádaba es tonto. Eduardo Punsent, lo siento, tú también eres tonto. Enrique Bunbury, tonto.  Amaral, tontos perdidos. Miguel Bardem tonto y así una larga lista de tontos, tontos…

Schissss, que esto no lo digo yo, lo dice el Defensor del Pueblo en su apostolado de la COPE.  La COPE, esa ventana al mundo de la comprensión y el buen rollito, ese ejemplo de periodismo plural y limpio. La información de “PÚBLICO” es la siguiente:

anden
El espejo del Defensor del Pueblo

El Defensor del Pueblo, el socialista Enrique Múgica, se ha erigido también en el Defensor del Toreo. Eso es, al menos, lo que se desprende de sus afirmaciones en el programa La Tarde con Cristina, de la COPE, en las que calificaba de “tontos” a quienes consideran que el toreo es una tortura.

“Hablar a los tontos es muy difícil”, opinó Múgica, quien aludía a la sensibilidad para justificar el toreo.

No hay argumentos racionales para defender el toreo. Yo pienso en los filósofos ateos del siglo XIX que intentaban explicar de manera racional la existencia de dios”, ha argumentado Múgica, quien apostilló: “O se cree o no se cree, es sensibilidad suprema”.

Múgica recurre a la “especial sensibilidad” de las personas que aprecian “la estética del toreo”. “Esa es una sensibilidad que yo tengo”, asegura el Defensor del Pueblo, quien ha concluido: ““¡Vaya a los tontos a demostrarles nada. No cabe la demostración!”.

tauromaquia1

Está claro que Múgica como persona pública no sabe lo que significa ser “Defensor del Pueblo” y a titulo personal no sabe distinguir entre crueldad y fiesta. Demuestra un nulo respeto a ese alto porcentaje de gente que nos declaramos antitaurinos, pero que además mostramos razones para serlo y ninguna contiene la palabra “tont@”, que según mi abuela era de muy, pero de muy mala educación utilizarla como argumento.  Eso sí, permítame despacharme a gusto. Hay que ser un pedazo de cafre para defender la crueldad y la tortura de un animal, pero si encima eres Defensor del Pueblo es que eres un impresentable.  Mi amiga Nora  y también Fuensanta me han dicho que suba una foto de un animal destrozado por espadas y banderillas, pero me cuesta mucho hacerlo, me cuesta porque me duele profundamente. El impresentable del Defensor del Pueblo me ha obligado a ello.

Señor Múgica, no, yo no le llamaré tonto, le llamaré pedazo de sádico, pedazo de neandertal, la España más cutre y vil atizando con fuerza desde una institución.  No, yo no le llamaré tonto, porque usted es otra cosa…


Mis amig@s tontos son Julia, Sussa, Felicidad de Amnistia Animal, Nora, Martín, Chesús, Montse, Julieta, Julieta II, Valentín, José Miguel, Felicidad, Nuria y Noemí de Alborada, June,  Marisancho, Miguel Ángel, Alba, Fuensanta, Félix, Guillermo, Harry Sonfór, Julio, Patricia, Clara, Alicia, Marisa, Rosa, Eifonso,Tontorrón, León, Raúl, Alfredo, Santi, Alba, Aldabra, Mala, mi tocaya Marta, mis primas Salomé y Joseta, mi amiga Olga… Todas son personas tontas, muy tontas, and me too. Si alguien quiere adherirse, éste es un blog abierto.


Fiesta, palabras, música y emoción

labordetacolorMarisancho y Mamentxu narran muy bien la “Fiesta Labordetiana” del Teatro Principal. Por eso mejor pasad por allí y leed sus posts.  Yo sólo quiero decir un par de cosas: fue un acto precioso, realmente bello. Imaginaba que habría toques de nostalgia (no la soporto)  y momentos cursis, pero no, por suerte me equivoqué. El acto fue perfecto, porque se alternaron los recuerdos con la alegría, bien a modo de anécdotas o de historias personales. Genial Luis Pastor, cuidadosa su actuación, bella y lírica como es él.  Genial José Antonio Labordeta cuando al final subió al escenario. Precioso momento. Por suerte los fotógrafos y blogueros Primo y José Antonio Melendo estaban allí para captarlo todo.

La fiesta fue una oportunidad para ponerle cara a algunos de los editores de blogs que suelo leer cada día. Yo me imaginaba a la bloguera Mamentxu con un moño alto, gafas al aire y toque de profesora seria y circunspecta, pues no,  me encontré que Mamentxu es una mujer de larga melena, guapísima, brillante y cálida.

Yo me imaginaba a Víctor Juan  Borroy montado a caballo con sombrero de ranchero y con cierto aire de “Florido pensil”, una mezcla absurda la mía,  ya lo sé. Por suerte, Víctor Juan me pareció un director de teatro al estilo Yeats. Comprobé con alivio que no usa sombrero vaquero y que, además,  es tan cálido como lo imaginaba. En eso he acertado.

Vi a Marisancho  Menjon, a la que no  necesitaba imaginar, porque ya la conozco. Aunque la sonrisa de después del concierto era nueva para mí, más grande que el escenario mismo.

Vi a un montón de gente e incluso vi a gente que no tienen blogs… lo aseguro.
Aprovecho para dar las gracias a Rolde por dejarme participar en el libro.  Les felicito por el acto festivo y bello.
Y le doy las gracias a José Antonio Labordeta por tantas, tantas cosas

Pinchad en Inde

Pinchad en Mamentxu

Monsanto, una historia de delitos y desastres

lemondeselonmonsantosr3Cada un@ tiene sus demonios, el mío se llama “Monsanto”. Leo todo lo que se investiga y se publica sobre este imperio del desastre. Siempre que puedo suelto el rollo sobre Monsanto o, mejor dicho, sobre este grupo terrorista económicosaludambiental. Sé que a veces resulto algo pesada,  tanto es así que hasta mi madre sale huyendo cuando intuye que voy hablarle sobre ellos. Creo que es muy importante que se conozca el libro de la periodista Monique Robin. Os lo recomiendo.  Pero mientras tanto leed esta entrevista. Y tomad nota del nombre de MONSANTO, porque es para no olvidar.
Entrevista con Marie Monique Robin, autora de “El mundo según Monsanto”
“‘Si eres el propietario de las semillas, como Monsanto, la alimentación del mundo está en tus manos”
transgenicos

Acaba de publicarse en España la traducción al castellano de ‘El mundo según Monsanto’ (Ed. Península), el último trabajo de Marie Monique Robin, periodista independiente de 48 años y 25 años de trayectoria en el periodismo de investigación a sus espaldas. El libro se centra en la actividad que desempeña la multinacional Monsanto en todo el mundo.

El volumen es el fruto del trabajo de tres años viajando por los cinco continentes, en los que resulta casi imposible no toparse con dos de los elementos que controla la multinacional: las semillas (tiene patentadas el 90% de las existentes) y el Rondup, el insecticida más utilizado del mundo, cuyas consecuencias tóxicas no se conocen.

  • Posee una extensa carrera como periodista de investigación caracterizada por el compromiso. ¿Siempre tuvo clara esta línea de trabajo?

MARIE MONIQUE ROBIN. Escogí esta profesión porque con la información el público conoce y puede tomar decisiones. Por otra parte, hay dos temas que me han preocupado siempre mucho por mi origen familiar, ya que soy hija de campesinos y de una familia cristiana muy comprometida con la cuestión de los derechos humanos. Por ello, he trabajado sobre dos ejes: el de la agricultura, biodiversidad y medio ambiente, y los derechos humanos. El caso de Monsanto cubre los dos temas.

  • ¿Cómo surge la idea de hacer este documental y el libro?

Llegó de manera casual. Hice tres documentales para la cadena francoalemana Arte sobre la biodiversidad, amenazada por las prácticas agroindustriales y su uso de fertilizantes, pesticidas y las plantas de alto rendimiento. Entonces, me topé con el tema de las patentes. Viajaba por todo el mundo y me encontraba siempre con Monsanto, que en aquellos años ya Sigue leyendo «Monsanto, una historia de delitos y desastres»

Los derechos humanos no prescriben

La escritora MªLuisa  de la Peña dice en su blog Enredando palabras”, cosas tan bellas y necesarias como éstas:

  • Los derechos humanos no prescriben en la memoria de los que han sufrido ni de aquellos que, amándolos, los han visto sufrir.
  • los miles de rostros desconocidos que sufrieron durante décadas la humillación, el silencio, la sinrazón, la barbarie, la venganza programada y sistemática, no prescriben.
  • Los niños arrancados de sus madres y entregados a familias afectas al régimen de turno, no prescriben.
  • El miedo cocinado a fuego lento durante años no puede prescribir. Pasemos página, sí, dejemos descansar a los muertos, sí. Pero leamos todos juntos la página para poder pasarla, con tolerancia, con respeto, con compasión y empatía por los que han sufrido;

Pero mejor leed el post entero pinchando aquí y enredaos entre sus palabras, sus versos y su mirada elegante y bella.

“Vida de perros”, un poema de Juan Carlos Chandro

Vida de perros” es un libro con poemas de autores como José Saramago, Antonio Gala, Vicente Gallego, Juan Luis Panero, Luis Alberto de Cuenca, Lepoldo María Panero, Carlos Bousoño, Félix de Azúa y muchos más. Uno de mis preferidos es este texto de Juan Carlos Chandro. En mi opinión, los mejores poemas no son de los autores arriba mencionados, sino de autores menos conocidos, pero absolutamente brillantes.  Disfrutad de este bello poema. La foto es del archivo personal de Ágata Lambro.

ÉRAMOS JÓVENES Y VALIENTES

Éramos jóvenes y valientes.
Vivíamos entre gigantes
pero nos atrevíamos a exigir
lo que necesitábamos.
No disimulábamos nuestra alegría,
nuestra debilidad, nuestro dolor,
y mucho menos nuestro cariño.
Conocíamos cien formas distintas
de decir sin palabras “te quiero”,
“te necesito”, “te respeto”,
“quédate conmigo”,
y las usábamos sin miedo.

Exploramos juntos
nuestro pequeño universo,
espoleado cada uno,
por la audacia del otro.
No concebíamos la vida
sin la aventura del juego.

Tú tenías tres meses, Chispa,
y yo apenas dos años.
Todo eso que los dos sabíamos
luego lo olvidé, no sé cuándo.
Cuarenta años después,
aún trato de recuperarlo.

.
Juan Carlos Chandro (Ausejo, 1963) ha publicado libros como “El huevo más famoso de la ciudad” (2002) y ” Las canciones mágicas” (2005)

“Vida de Perros”, Perla editores. Los beneficios obtenidos de la venta de este libro serán destinados a la Asociación Protectora de Animales de la Rioja

Monopolios editoriales

20-a

Desde hace un tiempo  la editorial “Sudamericana” forma parte del conglomerado de Random, pasándose a llamar Randon House Mondadori, quien a su vez es una división de Bertelsmann. Un suma y sigue en las grandes editoriales que van acaparando sellos cual colecciones de cromos, empobreciendo con ello la oferta literaria independiente y limitando seriamente el trabajo de humildes editoriales que no pueden competir con los monstruos de la edición. Así pues, a los sellos Debate, Grijalbo, Plaza Janes, Beascoa, Montena, De Bolsillo, Lumen, Rosa dels Vents, Caballo de Troya y Areté se une ahora Sudamericana. Mientras tanto, en las librerías cada vez es más reducido el espacio destinado al resto…

Parte de esta información la hemos tomado del catalogo mensual de la editorial Txalaparta

Nota:  Subimos el comentario que ha hecho Alfredo Moreno, mantenedor de “39 Escalones” porque es muy interesante y el de la escritora Mónica Gutiérrez porque además de claro y certero es indispensable.


Como el negocio de Internet, como las discográficas, como la industria del cine… Todas las productoras que antes iban a Sundance a ofrecer el poco cine que puede llamarse así producido en Estados Unidos, ahora han sido compradas por las productoras de siempre. Son filiales cuyos Consejos de Administración deciden en última instancia los proyectos que se filman haciendo desaparecer lo que hace unos años era verdadero “cine de autor”. Lo que era cine con abundante, importante y profunda carga social, humana, política y emocional ahora está bajo los designios de Disney y Miramax. Bob y Harvey Wenstein, que durante una década produjeron algunas de las joyas de verdadero cine americano, ahora se limitan a firmar proyectos sin riesgo que otros han decidido por ellos. Y, como con los libros, basta pasear la mirada por las carteleras, por las tiendas de cine o por los video-clubs para ver a qué nos lleva todo eso. A una inmensa y profunda banalidad.
Besos

De Mónica

Durante más de dos años mi libro: “Si vuelves te contaré el secreto” fue remitido y paseado a todas las editoriales que consideré interesantes, decentes y coherentes con mi forma de ver la literatura y vivir el día a día. Puedo asegurar que tuve un gran problema ya que no son demasiadas.
Hacer demagogia con que el mundo editorial está siendo engullido por los grandes Grupos, sin dejar de ser cierto, me parece algo que se queda corto. Ese no es el problema del mundo literario. El mundo literario en general está podrido. Podríamos comenzar desde las becas, los maravillosos concursos, las entrevistas en prensa, el cinismo, los enchufados… pero sería algo eterno.
Estoy cansada de las demagogias, porque aquí al final los que se están llevando la plata son los unos y los otros. Unos porque ya la tienen. Los otros porque tiran de la desesperación del rey de los pringados “el inédito” que para ver su libro en papel los explotan más que a un globo en un cumpleaños.
Y volviendo al tema son honrosas y loables las excepciones en las que un editor sigue publicando porque creé en el compromiso con la literatura, con la palabra, las letras. Tenga mayor o menor fuerza su sello dentro del panorama desolador de los libros.
Paradójicamente envié mi manuscrito a Caballo de Troya casi a los dos años de su gestación sin ningún tipo de esperanza. Me gustaba la línea editorial, la manera de presentar los libros, sin fotos ni historias y sobre todo porque conocía la trayectoria de su editor. Le mandé por email el manuscrito a Constantino Bértolo, sin conocerle de nada, y obtuve la respuesta de: Sí.
No sólo no podía creerlo, por un motivo lógico, no tengo un maldito contacto, ni siquiera conocido de lejos en este mundo, sino el darme cuenta de que existía gente que realmente apostaba por nosotros los pringados absolutos de este mecano absurdo que es el mundo editorial. Me seguiré quitando el sombrero por ello, todos los días si hace falta. Por eso, y porque es la única propuesta que había recibido decente. Y cuando digo decente me refiero a la decencia que viene vinculada a la honradez.
Que no fuera pagarme mi libro, pero callarme después como hacen tantos que te cruzas por la calle y parece que les tengas que rendir pleitesía. Seamos serios, que poco o mucho, al final todo se sabe. Sería un debate interesante, como tantos están desvirtuando con su soberbia el duro oficio del escritor. También me propusieron la opción de otorgarme un premio y publicarme si luego me lo pagaba yo misma. Las propuestas que tenía eran tan vergonzosas como hirientes para alguien que como yo vive esto de una manera seria.

Caballo de Troya distribuye de manera indivual. Lo que me lleva a que tenga infinitos problemas para que la gente pueda comprar mi libro al igual que las pequeñas editoriales. O que se compren un caballo que ni siquiera es el mío, porque su color indefinido y su portada son idénticas.
Publiqué en Caballo y me siento tremendamente orgullosa de haberlo hecho allí.
No defiendo mi editorial, defiendo mi trabajo. Y este es honrado y no se puede decir lo mismo de otros sean de grandes o pequeñas empresas. Por otro lado si alguien piensa que Bertelsmann me está pasando una pensión por tara mental mientras intento dar forma a mi tercera novela, se equivoca. Soy pobre, no mejor soy paupérrima, pero a mucha, muchísima honra.
Una se cansa de entrar en cestos que no le corresponden. Y si alguien se pregunta por qué sigo, es muy simple. Creo que hay lugar para todos, también para los que esto es simplemente su vida.
Y que si echamos mierda, o la echamos toda y para todos o nos dejamos tranquilos.
Si todo está podrido, yo al menos dentro del Titanic me quedo sola, pero cerca de los músicos, que serán los más pobres, pero los más ricos de espíritu.
Mónica