Samhain, o el mercantil Halloween

Le he preguntado a Innisfree sobre el origen de  Halloween y él me ha hablado de Samhain, es decir, el año nuevo celta.    El año pasado subí una historia sobre mi asustadiza y accidentada noche en Chicago: Mi Halloween. El siguiente texto pertenece a Innisfree:

Para los celtas, que sólo distinguían entre dos estaciones (verano e invierno), Samhain (que significa ‘el final del verano’) representaba el comienzo del invierno. Se acababa el tiempo de las cosechas y a partir de entonces los días iban a ser más cortos y las noches más largas. Por eso, los celtas celebraban importantes festivales para dar la bienvenida al Año Nuevo. Al anochecer de cada 31 de octubre (ya 1 de noviembre para los celtas, pues el nuevo día arrancaba con la puesta del sol), la costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso Sigue leyendo «Samhain, o el mercantil Halloween»

“Ciudad de Mármol”, de Octavio Gómez Milián

Octavio Goméz Milián presenta “Ciudad de Mármol”

Nota del autor

Viernes 31 de Octubre

Primero a las 20h en la librería Portadores de Sueños (c/Blancas) con la presencia de la escritora aragonesa Eva Puyó y el editor de “4 de Agosto” Enrique Cabezón. Después continuaremos la fiesta con un concierto en el Páramo en el que contaremos con las actuaciones de Experimentos in da notte, Lousiana y El Hombre Lento. A partir de las 22h. Después sesión de dj a cargo de Raúl García y aliados.

Despedida II

Huyo de mis palabras, las que te dije y después de eso,
de dártelas, se convirtieron en nuestras palabras. Huyo
de los besos que me diste y de tus abrazos y soy capaz de
contarlos porque son tan pocos que casi nadie que lo
supiera lo terminaría creyendo. Huyo de eso, ahora que
he vuelto a Zeta y el teléfono suena y los que llaman no
son agradables o lo son, pero no eres tú la que llama, con
lo cual la diferencia es prácticamente nula. Hay cartas de
mis amigos, cartas de ayer, de ayer y de hace un mes, porque
los días se están esfumando, ya no son larguísimos días
esperando que vuelvas, no, son días que ya no tienen
demasiado sentido y se apagan y se deshacen y vuelvo a
sentirme asustado por los huecos que me has dejado en
todo el cuerpo, en toda la habitación, en mi vida. Huyo
de tu ausencia y noto que ya ha empezado a alcanzarme.