Una de Capote, de Truman, of course

Me da igual ser cualquier cosa, menos cobarde, falsa, tramposa en cuestión de sentimientos, o puta: prefiero tener el cáncer que un corazón deshonesto. Y esto no significa que sea una beata. Soy simplemente una persona práctica. De cáncer se muere a veces; de lo otro, siempre.

Desayuno en Tiffany’s (Truman Capote)


16 respuestas a “Una de Capote, de Truman, of course

  1. amo a este hombre, cómo se puede ser tan genial. Por favor, Marta querida, avísame de cuándo es la presentación de tus islas y tus inviernos, no me la pierdo por nada del mondo. Un abrazo, Patro.

  2. Patro, pues a mí me gusta a rabiar. Truman Capote es excelente. Un antídoto para cursilerias y un maestro siempre. Te espero en diciembre para la presentación. Y desde luego que te avisaré con tiempo.

    Aldabra, esta imagen de Audrey me parece tan, tan bella que me apetecía subirla. Creo que unida al texto tiene vida propia.

    Besos con diamantes, chicas,

    M

  3. Eso, eso, publica lo de la presentación a los cuatro vientos, que algunos somos muy despistados y no me perdonaría nunca faltar, y menos por imbécil…

    Capote mola. Incluso como actor. En «Un cadáver a los postres» (Robert Moore, 1976) hace de anfitrión de la casa donde va a cometerse un crimen que deberán intentar resolver los más afamados detectives del mundo. No tiene ni puta idea de actuar, pero en ese personaje excéntrico, amanerado, excesivo, y con la dosis de chunga y guasa correspondiente, está que se sale.

    Besos capotianos o capotenses

    PD: y qué decir de Audrey…

  4. Incluso releyendo A sangre fría me parece escuchar Moon River de fondo. Capote es siempre una magnífica banda sonora, palabras que llenan oídos con sensibilidades diferentes. En fin, qué escalofrío.

  5. .¿Quién no conoce a la maravillosa y bella Audrey Hepburn con sus cigarrillos interminables? Capote es uno de mis escritores favoritos y su novela Desayuno en Tiffany`s la adoro.¿Y sabes por qué?porque la novela fue un punto decisivo para él.No tiene nada de la lírica gótica sureña de sus primeras obras.Aquí se coloca entre las celebridades de Nueva York.Atrevida en su día-se habla abiertamente de promiscuidad y homosexualidad-,pero su encanto no ha disminuido.Una brisa fresca del East River, de una época en la que algo así aún era posible.

    Besos con diamantes.

  6. Alfredo, Martín, Mala, Clara, Francisco,

    tanto la novela como la película son estupendas. Y coincido con Clara, este párrafo lo adopto como doctrina personal vitalicia…
    Estoy por tatuarmerlo en la espalda o donde termina la espalda.

    Besos con un brillo de pedazo de diamante que no veas.

    Marta

  7. Qué bueno, Marta. La verdad es que no me acordaba de esa cita (estoy quedándome sin memoria, creo, porque me olvido de todo lo que leo / he leído). No es un mal lema vital, no. Besos (con diamantes, aunque no sean de Tiffanys)
    Luis

  8. Estupenda Audrey Hepburn y esa escena del desayuno ante el escaparate de Tiffany`s… es la segunda vez que me encuentro con Audrey y Tiffany`s esta semana, jeje: resulta que mi profesor de «Contemporáneo» es un apasionado de esta película, y aprovechó que tenía que explicar el modernismo para colar entre las dispositivas una imagen de Audrey desayunando junto al escaparate (con la excusa de hablar de la contribución de Tiffany`s al modernismo) y a raíz de eso pasó un rato feliz hablando de la película, de Audrey Hepburn, y de la escena en la ventana… hasta se puso cantar Moon River. Mola mucho, el tío.
    Genial también la imagen.
    Besos.
    Rosa.

  9. Pues ya perdonaréis que me ponga pesimista, pero hoy esa «postura» no se lleva. Pero nada de nada, ¿eh? Con esa premisa como doctrina vital, la pobre Audrey, hoy, habría desayunado con patatas, pero lo que es diamantes… con suerte, los habría visto en la teletienda.

    Y si me jode es porque… en fin, nada, no digo por qué. Que en un post dedicado a Truman no me puedo poner cursi.

    Besicos.

  10. Luis, sí es una frase muy buena.
    Rosa, tu profe desayunando con diamantes. Bien!!!
    Inde, Alba, yo soy a veces mas cursi que Bridget Jones, por eso leo a Capote.
    Por cierto, las patatas a todas horas y sin diamantes porfa.

    Larraz, es una foto excelente, pero mi preferida es una en la que Caporte está con un abrigo largo y sentado en una silla, muy joven y en una habitación estrecha. Me parece sublime. Creo recordar que es de Irving Penn.

    Seguro que Truman allá donde esté se reirá un buen rato,
    Besos Capotianos y diamantinos

    M

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s