De censuras, pelis y ninfómanas

No sé qué tal es la película “Diario de una ninfómana”, no sé si es buena, mala o regular.  Lo que me parece mojigato es la censura del cartel promocional de la peli. No sé, pero algo se me escapa, porque no acabo de entender a quién daña o hiere la imagen.

Añado una fotografía que le gusta mucho a dos amigas mías que andan por aquí, a mí también, hasta a las gatas les parece elegante y bella. Qué tonta es la censura, pero qué cosa más tonta.

El amigo undermind nos informa que el director ha dicho que el problema no es el cartel, el problema es la palabra “ninfómana”. Mucho peor nos lo ponen, peor.