Elogio de la pereza, del tiempo libre, de la vida, de …

En memoria de Paul Lafargue y su (nuestro) “Derecho a la Pereza”.

En memoria de George Orwell y su 1984.

En memoria de los Sansimonianos, con sus utopías y sus sueños

En memoria de…

¿65 HORAS? No, ¡MOVILÍZATE! pinchad aquí para entrar plataforma bloguera contra la directiva de las 65 horas.

Eneko

Estos enlaces los hemos tomado del blog de Félix Soria, im-pulso

[ENLACES a los pronunciamientos de organizaciones sindicales: CC OO, CIG, CNT, ELA-STV, UGT y USO; para acceder a las ePáginas de otros sindicatos pulse aquí]
[ENLACE a la plataforma bloguera que hace campaña contra la directiva de las 65 horas]
Anuncios

6 respuestas a “Elogio de la pereza, del tiempo libre, de la vida, de …

  1. Ojalá que en los gobiernos de la rica Europa hubiera mentes tan sencillas como preclaras: Tenéis toda la razón, ¡urge elogiar la vida!
    Tan grave es el economicismo y el afán por acapararar y poseer que a estas alturas incluso es “positivo” elogiar la pereza, la contemplación y el hedonismo.
    Un abrazo.

  2. Vivimos tiempos de involucionismo, de retroceso en las conquistas sociales de los últimos doscientos años. Manda el dinero, la única noción de libertad que occidente quiere poner en práctica es la libre circulación de capitales, el libre comercio (libre sólo para occidente, por supuesto) y el despido libre, y todo lo que lo restrinja se convierte en enemigo “de la libertad”.
    Primero, con el pretexto del 11-S y el mandato ciudadano para garantizar nuestra seguridad, se han recortado libertades civiles en buena parte de occidente (hasta el punto que para coger un avión casi lo tratan a uno como un delincuente, por no mencionar la cantidad de registros, listados, bases de datos, etc. en las que figuramos sin que nadie nos pida permiso cada vez que viajamos en avión, si compramos determinados artículos, si hablamos determinada lengua o profesamos determinada religión…). Ahora, por la crisis, siembran el miedo para que aceptemos deshacernos de la mano de obra que nos sobra (los inmigrantes) y nos piden que curremos el doble cobrando la mitad.
    Y yo digo, ¿no puede dar ejemplo la UE eliminando a la mitad de los Eurodiputados? ¿congelando sus saliarios? ¿Trabajarán ellos 65 horas en el Pleno? Total, para lo que sirven… Esta no es la Europa de los ciudadanos, es la Europa de los Consejos de Administración, que ha inventado un nuevo idioma: cuenta de resultados = libertad; balance comercial = democracia.

    Besos

  3. Me hago la misma pregunta que Alfredo: ¿los jefes también van a trabajar 65 horas? ¿Y en que proporción se les va a subir el sueldo? ¿en la misma que al resto de mortales?
    Esto es una tomadura de pelo, conozco mucha gente que está trabajando dos y tres horas extras todos los días , o sea, que ya andan cerca de las 65 horas semanales, y no reciben ni un solo euro a cambio ¿por qué no empiezan regulando estas horas extras que se ganan los empresarios gratuitamente?

    Un abrazo.

  4. El problema no es que los jefes quieran “trabajar” 65 horas (los hay que hacen cualquier cosa con tal de no volver a su casa o cuidar de sus hijos), sino esa idea generalizada de que el único trabajo que uno hace es el que está bajo su mando.
    Nadie tiene aquí en cuenta que la vida conlleva muuuuuchas cosas que hacer (y disfrutar).
    Uno de mis jefes tenía la costumbre de tomarme el pelo cuando me veía poniéndome un café (para bebérmelo en la mesa trabajando, quede claro) cuando llegaba a las 9: “hay que venir desayunada Inma”, me decía con sorna. Un día me pilló torcida y no pude evitar decirle lo siguiente con bastante mala leche.
    “Yo desayuno a las 6,30h y para cuando llego a la oficina, además de acicalar mi cuerpo serrano (como hace él) me he ocupado de la ropa y el desayuno de mis dos hijos, he hecho 3 camas y muchos días he puesto una lavadora o he recogido otra. Cuando vuelva a las 20,00h. me esperan baños de los chicos, deberes del cole, preparar la ropa del día siguiente y atender mi casa. Eso también es trabajo, ¿ o no?”… La verdad es que lo debí pillar por sorpresa y se quedó mudo: no me ha vuelto a hacer el comentario.
    ¿65 horas? ¡una mierda!. Quiero atender mi vida, QUIERO VIVIIIIIIIR.
    Arg, que bien me he quedado.

  5. ¿¿65 horas??
    Pero, ¿Qué clase de explotación es esta? ¿Cómo pueden tener esa cara tan dura y encima impunemente?
    Vaya tela, ya de paso que hagan una propuesta para abolir el derecho del trabajador a tener una vida propia y acaban antes.
    Besos.
    Rosa.

  6. Lo peor es lo que ha dicho Lucía más arriba: que hay mucha gente que ya las hace, que estamos explotados… y de esto no se acuerdan ni los sindicatos ni el sursum corda. Ya se sabe, son de empresas pequeñas, etc.

    La vida familiar ni de ningún tipo que no sea la laboral, para la empresa simplemente no existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s