Inquietante y bella, ¿Blog abierto?

Este post se ha suprimido dos veces. Incluso se borró un magnífico texto que mi compa había escrito para él. La razón es que a Marta le da escalofrío la imagen, y cuando eso le pasa decide borrar las cosas o la gente que se lo producen. A Mac también le inquieta, aunque menos, aunque sí es partidario de subirlo. Él es algo así como el sufridor de fotos de este blog. Siempre le pasamos las que nos hacen dudar.

A mí me encanta, me inquieta pero me gusta y me hace pensar. Por eso la he subido hoy. Me sugiere un tiempo que aunque ya pasó sigue estando a nuestro lado. De vez encuando se asoma en forma de zapatos, de aroma o cualquier cosa. Es la huella de los días felices.

Marta dice que la fotografía está llena de claves y códigos y que además es una imagen que ha tenido alguna vez cuando mira a través de los charcos. Dice que es el tiempo y las oportunidades perdidas. El Peter Pan que ya no volverá jamas y que insiste en recordártelo.

Mac opina que habla de despedidas, de la necesidad de decir adiós a muchas cosas. Y que es algo entre siniestra y curiosa. Pero Mac siempre duda entre dos cosas muy distintas entre sí.

Total, que no hay forma de ponerse de acuerdo. Pero en lo que sí estamos de acuerdo es en preguntaros a vosotros. ¿Qué pensáis de esta fotografía?, ¿alguna sugerencia?

Yo incluso le veo un guión cinemagráfico. Tiene algo de «Mistic River».

La fotografía es de Ronan Plastecnic.

Subido por Sussa


23 respuestas a “Inquietante y bella, ¿Blog abierto?

  1. A mí me da escalofrío también.

    Yo veo algo misterioso, algo que puede desencadenar en un viaje en el tiempo, al pasado. El recuerdo de aquello que quisimos ser y no pudimos.

    Besos,

    Nora

  2. Un poco de escalofríos sí que da… A mí me ha traído a la cabeza muchas cosas diferentes, las dos relacionadas con el colegio: por un lado, el edificio donde yo día los primeros años de clase (aquellos que se recuerdan con más nostalgia, o por lo menos yo). Me lo recuerda porque era muy viejo y después de cuatro o cinco años lo cerraron, y ahí sigue cerrado, pero igual que antes, con el patio de albero, las fuentes para beber, etc, y cuando lo veo lo recuerdo lleno de niños.
    Por otro lado, me ha hecho pensar en los colegios de países en guerra, en los niños que ya no vuelven a él… no sé, esta última interpretación me parece un poco siniestra, pero no puedo evitar que me sugiera eso.
    Por otro lado, otra cosa que me ha hecho pensar, y aunque no tiene nada que ver con las demás, es esta frase (que aunque parezca que no salió de un monólogo de humor): «el mundo se divide en dos tipos de países: aquellos en los que hay más pies que zapatos y aquellos en los que hay más zapatos que pies».
    Sea como sea, me parece una foto estupenda.
    Besos.
    Rosa.

  3. A mí me gusta mucho, porque es como si aquello que tratamos de ocultar por todos los medios posibles siempre estuviera presente. Llevamos a cuestas aquello de lo que queremos huir.
    un beso,

  4. A mí esta imagen trae recuerdos agridulces, pues me recuerda a algo que gracias a dios no me ha tocado vivir, en vivo y en directo, pero que tengo y tendré muy presente en mi vida. Como a los anteriores «civertertulios», la imagen me evoca a una infancia, perdida, a una inocencia castigada a un adiós, sin tiempo a decirnos nada, en definitiva a un tiempo gris, no por lejano en el tiempo, sino a gris tristeza, en el que todo era gris, hasta la Policía, en el que se castigaba primero y se preguntaba después,.
    Me recuerda a un tiempo irresuelto que se niegan a dejarnos resolver.
    La imagen, curiosamente, es la que se formo en mi cabeza cuando acabé de leer el libro de «El Niño del Pijama de Rayas», cuando el hijo del soldado nazi abandona sus zapatos junto a la cerca, para marcharse con su amigo judío.
    Marta, esa imagen me dió escalofríos como a tí, pero mientras la tengamos presente, podremos hacer algo, para que al menos, no se vuelva a repetir.
    Besicos.

  5. A mi me parece preciosa.

    Siempre me han llamado la atención los muertos descalzos…. De una manera inquietante que nunca consigo explicar, es como si uno tuviera que fallecer descalzo…. como si para entrar al resto de la vida que es después de la muerte uno tuviera que sentir el suelo desde su descalza suela…

    Y creo que es por eso, precisamente por eso, que esta foto me parece preciosa…. y es que la leo del revés… es como leer la muerte del revés, y la muerte del revés no solo es la vida, es la vida sin los que se fueron…. Vida ida de ida y vuelta… algo de eso…

    En una realidad que escinde el estar del ser esta foto me parece un homenaje al ser…. Al seguir siendo aunque no se esté…. A le memoria de los que se fueron…

    Es mas que una huella (porque ésta no se la llevará el mar….) es un recordatorio tatuado con fuego que dice algo así como «eh, que no me he ido… que sigo estando aquí….que sigo (y seguiré siendo….) aunque no esté»…

    Hay también algo de insolente en la posición de los pies… otra especie de recordatorio, este dice «eh, pero de que te preocupas, que yo estoy bien, que si, que cuando me dijiste que me querías te escuché… de verdad… no llores por mi ausencia, que estoy bien… sigue, sigue viviendo…:»

  6. He de reconocer que a mí me da mal rollo. Parece más de muerte que de recuerdos y los «desparecidos» parecen críos, así que más mal rollo, si cabe. Tiene la virtud de generar sensaciones diversas (y debate). En un primer momento, cuando sólo captas la estética, resulta hermosa. Después, cuando observas más detenidamente provoca inquietud y desasosiego. Y ya no parece tan hermosa. Al menos a mí.

    Un abrazo

  7. Distinta variedad de zapatos. Distintas épocas o sociedades, pero todos fuimos niñ@s y aunque en apariencia dejemos de serlo, en el fondo, siempre nos acompañará la sombra de lo que fuimos.

    Besos

  8. Pues sí, inquietante y bellíisima. Y cierto lo del aire a «Mystic River» (aunque este cartel a su vez, esté inspirado en algún otro). Y quizá el sentido sea el mismo que en esa película, ese yo que subyace bajo todos nosotros y que no sale casi nunca a la superficie, hasta que nos lo sacan.
    Eso, o como decía Alfonso Guerra, el que se mueve mucho no sale en la foto…

    Besos

  9. En efecto, tiene mucho de inquietante. Da mal rollo, la verdad, porque uno imagina lo que puede haber de (in)humano en lo que no se ve. También es cierto que no es más que una imagen, muy compleja y completa, que va mucho más allá de la simple apreciación. Sugiere y acongoja al mismo tiempo, y tiene la fortaleza de las cosas que hay que completar. En eso, creo, reside lo que tiene de terrorífico. Saludos y besos.

  10. de acuerdo, sí… es una foto triste pero de una belleza extraña… nuestra sombra, nuestro cuerpo fundido en el agua… esas zapatillas… esas zapatillas sin dueño… sin nadie que las haga caminar…

    bicos,
    Aldabra

  11. Marta: no te asustes. Son los seres del subsuelo. El miedo me lo dan los zapatos vacíos. Una zapatería debe ser un lugar horrible, tan llena de fantasmas descalzos. Más si aparecen zapatos impares, esos de los que nunca se encuentra la pareja y quedan así inservibles, aunque son zapatos y sirven (pero no sin el otro). Ver sombras en el agua, espíritus protectores sin duda, es como jugar con las formas de las nubes. En el agua, los reflejos invitan a soñar. En cambio los zapatos nos recuerdan que somos como ellos incompletos, tomados uno por uno. Besos.

  12. Me ha recordado el vacío de Lezama, ese al que nos vamos para no estar y reconstruirnos en él.

    Pabellón del vacío de Lezama Lima
    Fragmento

    Ya tengo el tokonoma, el vacío,
    la compañía insuperable,
    la conversación en una esquina de Alejandría.
    Estoy con él en una ronda
    de patinadores por el Prado.
    Era un niño que respiraba
    todo el rocío tenaz del cielo,
    ya con el vacío, como un gato
    que nos rodea todo el cuerpo,
    con un silencio lleno de luces.

    Tener cerca de lo que nos rodea
    y cerca de nuestro cuerpo,
    la idea fija de que nuestra alma
    y su envoltura caben
    en un pequeño vacío en la pared
    o en un papel de seda raspado con la uña.
    Me voy reduciendo,
    soy un punto que desaparece y vuelve
    y quepo entero en el tokonoma.

    Besos

  13. Estuve ayer mucho rato mirando la foto. Al final me di cuenta de que no había rostros. Ese es el límite inquietante. Los zapatos sin rostros. No me trae la imagen recuerdos por eso, por la ausencia de rostros. Esa ausencia hace de esta imagen algo fuera de la dimensión natural y la traslada a otra, la del pálpito o incluso la del misterio. Pertubaciones veo.

  14. Alba, Malvisto, Sara, Aniz, Francisco y Julieta la consideran una fotografía bella.
    Personalmente tomo nota de lo que sugiere Julieta. Le da la vuelta a la historia y a los miedos de la imagen. Y tal vez sea así como hay que verlo, aunque para eso hay que aprender a mirar de otra forma y eso es lo que esperábamos. BIEN!!!

    Mima, Rosa, Nora, Luisa, Mamen, Lucas, El Barzal, Aldabra, estáis quizá en el mismo punto que Marta, os inquieta, os incomoda y os asusta un poco.

    Alfredo, Lucía, Guillermo, Lucas, Nueva Rasmia, a mitad camino entre los compañeros de comentarios. Y ese es un punto de vista muy interesante.

    Yo acabo de darme cuenta de que me gusta mucho la fotografía, pero mucho, mucho más vuestros comentarios. Pero Marta no ha cambiado de idea.
    Un placer saber de ti, Francisco,
    Alba, qué bien que nos regales ese poema,
    Julieta, tu comentario anima a cualquiera. Un lujo todas tus palabras,

    Besos a todos, desde el otro lado del ordenador, del río o de los zapatos,

  15. La imagen es una obra de arte porque permite varias lecturas. A mi personalmente, en un primer momento, me confundió como un espejismo. Cambia la realidad, distorsiona la luz, conmueve y emociona. Incluso penetra en el mundo de los recuerdos felices de la niñez o la adolescencia, de andar mojándote bajo la lluvia con tus amigos deleitándote con los reflejos del agua, con la mágica impresión que te dejan las sombras en contraste con la luminosidad tenue y sugerente de la luna o del sol. Me imagino el espejo de Alicia en el País de las Maravillas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s