«Nothing compares to you», de la gran Sinéad O’Connor

Siete de la mañana, en la radio suena «Nothing compares to you». Alrededor de las 12 tomando café en un bar de Huesca suena «Nothing compares». Sobre las nueve de la noche, de regreso a casa en el autobús, recibo una llamada.

-¿Qué haces?

-Esperar que el tráfico y la lluvia amainen, hay un lío que no veas en la carretera. ¿Y tú qué andas haciendo?

-Pues raparme el pelo a lo Sinéad Oconnor, ya sabes, cuando cantaba eso de «Nothing compares»…

Luego vino un ¿quééééééééé?

Estaba claro que había que subir este tema. No era lo previsto, pero si una canción suena tres, tres veces en el mismo día (sin ser una canción de moda) es por algo. Una señal de la O’Connor tal vez. Aprovecho para pedir perdón a Nuria por cómo le he chillado al oírle decir eso de «estoy rapándome». Menudo susto me has dado.

¿Coincidencia? Vale, a lo mejor sí, o a lo mejor no.

Sinéad O’Connor es una gran artista. Esta interpretación de «Nothing compares to you» es sobrecogedora, de las que dejan «huella». Sinéad, junto a Giuni Russo, es de las artistas preferidas de este blog. Muy lejos quedan las remilgadas voces de cantantes célebres. Sinéad, además de cualidades vocales sublimes, tiene una técnica impresionante llena de perfectos registros, a las que pocas cantantes podrían llegar. Y esa paleta de colores en la voz… Difícil es compararse con ella. El final del vídeo te deja clavada en el asiento.

Es irlandesa, tiene mal genio, dicen, es sincera y libre, es una de las mejores voces. Y «Nothing compares to you» es impresionante.

«El error de las hormigas», de Fernando Sarría

Te lo habrá dado todo
y aún así será poco.
No hay amores que se consagren al desierto
y no fenezcan en la larga travesía de una duna.
Porque quizás del amor
sólo vale el verso incontestable
de un cuerpo a cuerpo,
o el trayecto imposible de un silencio
de tus ojos a los suyos
y, en ese vértice,
la insinuación y el escalofrío de una caricia.

Éste poema pertenece al libro»El error de las hormigas», de Fernando Sarría, publicado por Eclipsados, se presenta en la FNAC de Zaragoza el jueves, día 29, a las 20.00 horas. Estarán con el autor Nacho Escuín y Manuel Vilas.

Hay un poema, no incluido en el libro, que su autor sitúa sin embargo en el origen del mismo:

El lenguaje de las hormigas es húmedo, constante,
ligero pero lleno de matices y sabores.
Nada se determina de antemano,
reconocen las sendas claras y oscuras de la tierra,
de un cuerpo sonrosado y de un anhelo.
Su murmullo es la marca de su saliva,
la piel siempre deseándolas
y aunque cierren los oídos, las ventanas,
las puertas de la cama,
ellas, pacientes,
sabrán esperar.