Anna, dulcemente Anna

Anna es amiga de largo recorrido. Estos días con ella y con Luca hemos recorrido una Roma desconocida, menos glamourosa y mucho más peligrosa de lo que imaginábamos. Pero también ha habido tardes llenas de paz, de capuccinos a la soja, sí, sí, no sabéis la alegría que me dio descubrir esto, y de noches llenas de historias y recuerdos que han fortalecido un amistad que dura ya muchos años. Subo esta foto de Anna porque refleja muy bien su calma y su belleza. No sé si en una foto se puede ver también la honestidad y la fuerza de las personas, os aseguro que Anna las posee todas. Sé que a ella como a mí no le gusta salir en fotos, pero no puedo evitar subir ésta, no puedo.

Gracias por los días de ayer, de hoy y estoy segura que por los de mañana. Hay gente que merece la pena conocerla un rato, no más de un rato; otras hay que hacer un esfuerzo por seguir siendo amigas y eso cansa, cansa mucho. Pero hay gente como Anna, Marcello, Luca o Luis a los que siempre se regresa y para los que el tiempo y la distancia no suponen nada más que un aliciente para verse otra vez, para seguir siendo amigos.

Subido por Marta