MARIANO’S NIGHT u “HOTEL UNDERGROUND”

Hace unos días me encontré con Mariano Pinos. Un tío legal, muy scorsesiano, escritor, rojo y guapo, con un toque siciliano que vaya, vaya. Le pregunté por una historia que escribió hace ya meses, el año pasado. “HASTA LOS HUEVOS“, la llama él, aunque nosotras hemos decidido cambiarla a “Mariano’s Night” o “Un hotel fuera del mapa”. No nos ponemos de acuerdo. El relato de hoy es fruto de la experiencia de Mariano en el curro. Como casi todo lo que escribe nace de la experiencia, no de la teoría. De ahí la fuerza y la autenticidad. Y eso se agradece. A mí me pareció estar viendo una película mientras lo leía. Por cierto, se me olvidaba decir que Mariano también es actor.

Os recomendamos que lo leais. Merece la pena. Pero no nos preguntéis la dirección del hotel. Es un hotel fuera del mapa, pero dentro, muy dentro de la vida.

.

“HASTA LOS HUEVOS” (título de Mariano).

Mariano’s night” u “Hotel underground”. (Nuestro título).

Empezaba la noche bien, pero mal. Un concierto entre modernas y gafapastudos viendo a Daniela, lo cual no estaba mal; además con titis de las interesantes pululando por ahí. Lo malo llega cuando tengo que irme apenas a las dos canciones para ir a mi antepenúltimo día de trabajo y con dos cañas en el cuerpo.

Los currelas portugueses alojados se van de cañas mientras termino unas cosillas que quedan por hacer, con la esperanza de acabar pronto y echarme a sobar (está permitido, ¿eh?, no es que sea un escaqueador total). Me caen bien los portugueses. Me marean un poco pero son unos tíos honraos, comedidos, y además la mitad son del PCP (como tiene que ser).

En esto que sube un tío que al principio creía que estaba borracho pero que luego me di cuenta de que el tío es así de raro. Una habitación. Vale, dame el DNI. Que ya te lo iba a dar. Me da igual, yo tengo que pedirlo. Ahí lo tienes. Vale, son tantos euros. Toma los euros y ahora me voy por ahí a tomar una cerveza. Haz lo que quieras, pedazo de pillao.

Llega el pillao poco después con un barbas de deleznable aspecto. ¿Se puede quedar este colega? Si paga, como si se quiere quedar a vivir. Pues que le pago yo la habitación. Vale, DNI. Ahi va (un DNI de extranjero -polaco- residente en España, con una foto del polaco en mejores tiempos).

En esto que cuando me da el carnet, me invade un hedor a suma de meao con sudor con vete-a-saber-qué. Bueno… seguro que me echan la bronca mañana pero ahora no lo voy a echar a patadas gritando “hueles maaaal”. Además, pensé, igual es la primera ducha que pilla en muchos días. Y ahí me convertí en el recepcionista ONG, mal que me pese. Luego me hacen cambiarlo todo para estar en la misma habitación. Me cago en Dios y lo hago, con la amenaza al pillao de que ya no hago ningún otro cambio, que ya no meto a nadie más y que se pire a dormir la mona y me deje en paz. Tras lo cual, cae una propina de dos euros que me la paso por los cojones. Metafóricamente, claro.

En esto que llegan los portugueses, mamaos perdidos. Justamente se tiene que parar a darme la brasa el único que no sabe NADA de castellano. El viejo con la piel más curtida por el sol que he visto después de las fotos de los jornaleros de la guerra civil. Me cuenta que ha estado en Rusia, en Siberia (¿deportado?), en El Cairo… y en Angola en el 66. En este momento hace un gesto de llevar una metralleta y disparar rágafas que matan negros angoleños. Con tatuaje incluido, por supuesto, “Angola, tal del tal del 66”. El tío, como no sabe castellano, ¿qué hace?, grita más. Son las 3,30 de la mañana y la peña está durmiendo. Me voy hablando con él hasta su habitación y ahí se mete él solo, soltándome el obligado epílogo “tú eres mi colega, eres guay” (en portugués, claro) y dándome la mano. Auténtica cortesía bolinga.

Media hora después llega otro portugues en calzoncillos y me dice que los de la habitación de al lado están roncando tanto que no puede dormir.
-¿Y yo qué COJONES quieres que le haga??

Cinco minutos después oigo increíbles berridos desde la calle, en plena zona de tránsito entre bares del Casco Viejo. Un fulano cachas está en la esquina, sin camiseta, gritando las mismas frases a pleno pulmón a una tía que se aleja por la otra punta de la calle. El gañanazo grita “comebolsas”, “golfa”, “puta”, “que estuviste con un colega mío, comebolsas”, “comepollas de negro”. La tía respondía cosas, pero eran inaudibles ante el poderío vocal del hijo de puta de la esquina.

Entonces sale el ex-soldado colonial en calzones también a quejarse de que no puede dormir con tanto ruido de la calle.

-Oye, colega, ¿y yo qué COJONES quieres que le haga??

Cierro todas las ventanas que dan a la calle, me meto al reservado y me saco una almohada mientras escucho todavía de la calle gritos y alaridos salvajes de simpáticos jóvenes que salen de marcha, sonidos de cristales rotos, golpes, gritos de mala hostia, gritos de cerdo degollado… y parece dar la sensación de que afuera hay un apocalipsis de muertos vivientes que muerden a los vivos y les traspasan el virus mientras Mila Jovovich en bata de hospital recorre la ciudad con una escopeta de repetición. Y prefiero estar ahí escondido que fuera, en la superdiversión, entre tanta barbarie.

A las 5 aproximadamente me sobé al fin.

A las 7:50 aparece un chavalote negro alto, bien vestido, con gafas, con acento de que no ha nacido por aquí cerca. Dice llamarse Dudu y que es el que me sustituirá. Le cuento cómo va el currelo un poco. Estoy tan hasta la polla que no le escondo ningún detalle indeseable del curro que está a punto de comenzar. Dudu hace gestos de reprobación pero a la vez de resignación. El burgués de mi patrón ha debido decidir que, en vista de que los trabajadores no le duran en horario tan infernal, un sueldo tan nimio y una jornada tan desmesuradamente larga… ¿mejorará las condiciones de trabajo? No, hombre, ¡contrato un inmigrante! Que tragará con todo y está obligado a currar si quiere comer.

Y cuando llega mi relevo, me voy con la rabia que me sale por las orejas. Pobre Dudu. No sólo estará en un curro de mierda, sino que las posibilidades de encontrarse de morros con la barbarie racista le aumentarán el doble, tendrá que escuchar cómo insultan a mujeres con “comepollas de negro”, encararse a fachitas borrachos estúpidos que quieren entrar al hotel a pegarle al que según dicen le ha tirado un globo de agua… y veremos cómo reacciona el ex-soldado colonial. Quizá piense que ha vuelto a Angola, como los veteranos del Vietnam que se meten a McDonalds con dos AK-47.

Y según sé, las inspecciones de trabajo sólo van a un sitio si les llamas, si denuncias. Joder, pues así sí que se vive bien, ¿no? Ya puestos, por un poco más, colgamos al patrón.

Ah, y el polaco NO se duchó.

Idos a LA MIERDA, hombre.

Anuncios

8 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. alba
    Abr 17, 2008 @ 01:28:55

    Estupendo relato. Tienes razón, uno ve todo aunque hay palabras que no entiendo, no importa. Además simpático.

    Besos
    Alba

    Responder

  2. 39escalones
    Abr 17, 2008 @ 07:38:45

    Estupendo.
    Besos

    Responder

  3. mariano
    Abr 17, 2008 @ 09:34:37

    “Un tío legal, muy scorsesiano, escritor, rojo y guapo, con un toque siciliano que vaya, vaya”

    ¡Eso es lo mejor del post!

    ¡Que mas se le puede pedir a la vida!

    Aunque en esa foto no estoy muy afortunado en el gesto ¿eh? bueno, de todas formas, como un “gracias” a buen seguro se queda corto, desde aqui os lanzo la invitación a tomar unos copazos por este spam que habeis hecho de mi ego. Os invitaría a comer, pero ya sabeis que hay tendríamos problemas.

    Salud!

    Responder

  4. mariano
    Abr 17, 2008 @ 09:35:44

    “Ahí”, rediós.

    Responder

  5. Todo-a-un-leru
    Abr 17, 2008 @ 22:39:14

    ¡¡Pedazo de post!!
    Y definitivamente, eso de “Hasta los huevos” le viene que ni pintao…
    Simplemente genial.
    Besos.
    Rosa.

    Responder

  6. Julio Torres
    Abr 19, 2008 @ 23:40:12

    Muy bueno el post.
    Saludos desde Sanxenxo (Pontevedra)
    Carpe Diem

    Responder

  7. Adela Fernandez
    Abr 20, 2008 @ 22:58:00

    Me encanta esa forma ligeramente ácida y mordaz de contar lo que pasa.- saludos de una recién llegada a tu blog.

    Responder

  8. maribel
    Abr 21, 2008 @ 11:52:18

    Sigo la recomendación tras leer tan estupendo comentario.

    Besazos Marta (¿te veremos en lleida?)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.840 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: