MARIANO’S NIGHT u “HOTEL UNDERGROUND”

Hace unos días me encontré con Mariano Pinos. Un tío legal, muy scorsesiano, escritor, rojo y guapo, con un toque siciliano que vaya, vaya. Le pregunté por una historia que escribió hace ya meses, el año pasado. “HASTA LOS HUEVOS“, la llama él, aunque nosotras hemos decidido cambiarla a “Mariano’s Night” o “Un hotel fuera del mapa”. No nos ponemos de acuerdo. El relato de hoy es fruto de la experiencia de Mariano en el curro. Como casi todo lo que escribe nace de la experiencia, no de la teoría. De ahí la fuerza y la autenticidad. Y eso se agradece. A mí me pareció estar viendo una película mientras lo leía. Por cierto, se me olvidaba decir que Mariano también es actor.

Os recomendamos que lo leais. Merece la pena. Pero no nos preguntéis la dirección del hotel. Es un hotel fuera del mapa, pero dentro, muy dentro de la vida.

.

“HASTA LOS HUEVOS” (título de Mariano).

Mariano’s night” u “Hotel underground”. (Nuestro título).

Empezaba la noche bien, pero mal. Un concierto entre modernas y gafapastudos viendo a Daniela, lo cual no estaba mal; además con titis de las interesantes pululando por ahí. Lo malo llega cuando tengo que irme apenas a las dos canciones para ir a mi antepenúltimo día de trabajo y con dos cañas en el cuerpo.

Los currelas portugueses alojados se van de cañas mientras termino unas cosillas que quedan por hacer, con la esperanza de acabar pronto y echarme a sobar (está permitido, ¿eh?, no es que sea un escaqueador total). Me caen bien los portugueses. Me marean un poco pero son unos tíos honraos, comedidos, y además Sigue leyendo «MARIANO’S NIGHT u “HOTEL UNDERGROUND”»

El sexo y la comida

El sexo y la comida, de la mano mucho mejor.

Mientras las blogueras de esta bitácora se recuperan de su experiencia romana y dejan de deprimirse y de beber lambrusco, yo hablo de lo que me apetece y subo este texto de un chico muy joven y listo que se llama Publio Ovidio Nasón, Poeta (43 a.C.-17 d.C.). Y añado fotos que seguro que os van a gustar. Son… apetitosas.

El sexo y la comida han mantenido una estrecha relación que, podríamos definir como carnal. Son dos apetitos, dos instintos estimulantes y en una atmósfera adecuada la comida es una formas de seducción.

Existen muchas hierbas, plantas, frutas y animales, especialmente los mariscos, que son famosos por sus efectos afrodisíacos, debido a que poseen una carga especial de cierto tipo de hormonas y de elementos capaces de estimular el apetito sexual.

La creatividad y el ingenio, es la clave para que los afrodisíacos surtan el efecto deseado, y el ambiente puede complementarse con detalles como música especial, velas, luz adecuada, flores, etc.

…Elegí finas copas de cristal, puse a enfriar el vino, dispuse la mesa con mantel de hilo, flores y velas, dejé que flotaran aromas de canela, preparé la cena, me bañé y perfumé con esmero, me vestí con finas medias y zapatos de tacón alto, un corset y tanga en tonos azulados y esperé que llegara, mientras recordaba un poema que Ovidio escribió para los amantes:

” …Os digo que no se debe apresurar la culminación del amor, sino llegar a ella con suavidad, con demora en el camino.

Aquellas partes de la mujer que gustan ser acariciadas, acariciadlas una vez alcanzadas, aunque el pudor proteste.

Veréis cómo ilumina sus ojos un brillo tembloroso, como la luz del sol refleja en aguas agitadas, luego su voz se alzará quejumbrosa y con murmullo amante, con palabras juguetonas y suave arrullo de suspiros.

Pero jamás debéis, navegando a toda vela, anticiparos a vuestra consorte, ni permitir que ella os gane la carrera.

Juntos llegad a la meta; se alcanza la cumbre del arrobamiento cuando los cuerpos se reúnen en el desmayo del éxtasis. “

Subido por Sussa