“Miracolo a Milano”, De Sica y Zavattini: un lujo para los sentidos.

b3118.gif

 

Milagro en Milán

Esta  es la película de mi familia, la que más veces hemos disfrutado. Imagino el impactomiracolo1.jpg que tuvo para gente como mi padre que tanto amaba el cine y en especial el cine italiano. Es una historia dura, cálida, exquisita, demoledora y a la vez esperanzadora. Lo mejor y lo peor del ser humano está hábilmente reflejado en sus personajes. Debería considerarse como un bien público, debería ser proyectada en los institutos, en los mercados, en las casas,en las oficinas, en los bares. Es una terapia contra la alienación y el egoísmo, es generosamente humana.20061007012740-milan.jpg

Vale, vale, que me estoy pasando. Pero es que yo fui a Milán de propio para ver los escenarios, para ver la maravillosa Catedral de Milán. Y por cierto, hay muchos Totos en mi barrio luchando contra la especulación y contra gente como Mobbi. Y hay muchos desmanes bajo la alfombra enladrillada de la Expo. “Milagro en Milán” es de rabiosa actualidad, y la esperanza que destila es azul, muy azul. Siempre que escribo pienso en Cesare Zavattini, es un maestro, alguien con un ética y una maestría literaria impresionante. Me alegro de que los locuelos amigos de mis padres me regalaran de adolescente un libro de Zavattini, lectura poco propia para la edad, pero increíblemente útil. De esas cosas que no se olvidan.

Pero para que realmente disfrutéis de esta joya debéis leer la crítica que Alfredo Moreno, editor del blog 39 Escalones, hizo sobre ella. Es magnífica. La subimos para que podáis leerla.

20070605201615-mirakelet-i-milano_ga1.jpgSin duda Milagro en Milán, de Vittorio de Sica y Cesare Zavattini es una de las películas más conmovedoras jamás filmadas y constituye, junto a Ladrón de bicicletas y Umberto D., la magistral trilogía neorrealista del director. De una inteligencia aguda y con un planteamiento en tono de crítica social, esta obra, ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes y del premio a la mejor película de habla no inglesa por el Círculo de Escritores Cinematográficos de Nueva York en 1951, a un tiempo sorprende, apabulla y consigue contagiar su profunda sensibilidad.

Totó es un joven huérfano que vive en un mísero barrio de chabolas a las afueras de Milán, poderoso centro industrial del norte de Italia que empieza a dotarse de los habituales cinturones de miseria y precariedad producto de la inmigración incontrolada del campo a la ciudad que huye de la escasez de la postguerra. Cuando en el terreno donde vive se descubre petróleo, Totó, a pesar de la poca educación que ha recibido y de ser famoso en el vecindario por sus pocas luces, decide enfrentarse al poderoso señor Mobbi, que corre raudo y veloz para hacerse con el negocio. Esta trama un tanto simple en apariencia, está aderezada, sin embargo, con sutiles diálogos llenos de comicidad, situaciones bufonescas a medio camino entre Chaplin y ¡Qué bello es vivir! (aunque sin el almíbar que derrochan las películas de Capra) y, ante todo, por unas poderosas imágenes que ilustran a la perfección el abandono y la crudeza de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, especialmente las tomas de las desoladas calles y los descampados llenos de piedras y escombros, los grises nubarrones que acechan desde el cielo y el frío que destila la pantalla y que da la impresión de poder tocarse, todo ello como plasmación de las amenazas que condicionan y pervierten las relaciones de los seres humanos dentro de las comunidades de intereses, sobre todo económicos, y de las consecuencias de la lucha salvaje por éstos.

Con un aire a lo Cuento de Navidad de Dickens, la película es una mirada un tanto complaciente y reivindicativa de los personajes que viven en la miseria, pobres pero amantes de la vida, llenos de amor, de respeto y de cariño, resistente incluso a una infancia difícil y a una estancia en un orfanato que no ha podido alienar los buenos sentimientos de Totó, su inocencia, su bondad, su ingenuidad, herramientas con las que lucha sin rencores, odios ni daños materiales contra una sociedad fría, injusta, en la que unos pocos monopolizan los recursos y dejan en el abandono a sus semejantes. De Sica retrata con un gran lirismo cada una de las situaciones clave de la película, y aunque se le puede acusar de dar una imagen demasiado ligera y edulcorada de los guettos económicos de los suburbios milaneses, ya que no abundan las muestras de las problemáticas que suelen generarse en este tipo de ámbitos vitales (la delincuencia, la marginalidad, la crueldad desgarrada, la ausencia de valores y de conceptos morales que tan bien retrata por ejemplo Luis Buñuel en Los olvidados, grupos humanos desprovisto de cualquier otro valor que no sea una descarnada lucha por la supervivencia diaria) y excede los cánones del más estricto neorrealismo para derivar hacia el cuento fantástico en el último tercio de la película, no por ello merma el poder y el mensaje de esta fábula de la lucha de clases y de la reivindicación del ser humano como primer valor a conservar, que, a la vez que invita a disfrutar de apenas hora y media de diversión, la recubre con una potente carga de profundidad que mueve a reflexiones importantes acerca de nuestro papel en la vida y de lo que verdaderamente importa.

Una obra que hace reír, emociona y proporciona una buena inyección de optimismo, que insufla buenos sentimientos en su primera parte y deriva hacia un hermoso sueño fantástico en el que un milagro viene a compensar los denodados esfuerzos de los humildes para salir adelante, los castigados por las leyes de una miseria para las que nunca han tenido, tienen, ni tendrán, voz ni voto.

¡¡¡VIVA DE SICA, ZAVATTINI, TOTO, Y MILAGRO EN MILÁN!!!

Besitos milagrosos

Anuncios

21 thoughts on ““Miracolo a Milano”, De Sica y Zavattini: un lujo para los sentidos.

  1. Qué importante es esta película, queridas Nómadas, siempre, todos los días, pero más un día como hoy, un fin de semana como éste, en el que unos seres infrahumanos han amputado una vida como mensajeros de la estupidez absoluta, en nombre de los peores instintos de bestia neanderthal, y en el que todos participamos (o deberiamos) en el simulacro de democracia bienintencionada que los señores Mobbi han dado a los Totos de este mundo para comprar su conciencia en las rebajas…
    ¡Qué importante es esta película..!

    Besos milaneses

  2. Copia for me, también, please. La crítica de Alfred dos ya me puso los dientes afilados; tus recuerdos y emociones, todavía me los ponen más. ¡No la he visto! Así que por favor…

  3. La he visto varias veces y cada vez me emociona como la primera. Es un cine especial, que representa lo que ha pasado, lo que pasa en nuestros dias, donde el hombre aún no aprendió nada.
    Gracias por compartir y un fuerte abrazo.

  4. Mis queridas Entrenómadas, estoy con Eryx. Le estás pisando el terreno a Sir Alfred. Al final, nuestro aristócrata del cine acabará hablando de toros, del amor, de los viajes. Al tiempo. Jejeje.

    Buen consejo y sugerencias. Tomo nota. Me parece interesante y a ver si la veo algún día de estos.

    Kisses,

  5. A ver, a ver. Que no cunda el pánico. Sir Alfred es el experto en cine. Aquí sólo somos aficionadas. Parte del post, la parte más important es de Alfredo. Pero eso sí, sI Alfredo mañana se hace antitaurino, vegetariano, animalista y nudista, nosotras vamos a llevarlo en brazos como si fuera un Principe. Vamos, que la emoción nos embarga y eso que hoy es un día tristón.

    VIVA EL CINE!!!

  6. Mi querida Entrenónmada, se agradece la aclaración. Esto estaba poniéndose feo. Jejeje. Bueno, el asunto es que se estaba cambiando los papeles. Y ¿Qué más da? como dices. Estoy de acuerdo. Sir Alfred, lo veo ya de zeñorito andaluz, devolviendo al toro a su campo, sembrando lechugas, coles y remolacha para su propio consumo y disfruntado de esas playas tan hermosas y de esas muchachas tan lindas.

    Olé, olé y olé. Sir Alfred. Tenemos guión, querido amigo.

    Kisses,

  7. Joé, de momento, sólo cubro el 25%, lo de antitaurino. Y animalista, según y cómo, bastante (y bastante animal). Vegetariano no, porque ya sabéis que uno es muy débil, o mejor dicho, lo es mi estómago. Y nudista, yo lo intento, pero no me dejan, dicen algo sobre el escándalo público o sobre el mal gusto… Además, sería un feo detalle acudir a trabajar en bolas. Así que de momento, Príncipe no, pero todo se andará…

    Besos

  8. Sir Alfred, amigo, Príncipe de momento no. Oye, pero todo es proponérselo. Bueno, y que me dices del guion. ‘Un blog al revés.

    Mi propuesta, aunque difícil.

    La semana que elijas con mi querida Entrenómada.
    – Sir Alfred, escribe como si fuera un nómada. (Ya lo eres, Jejeje)
    – Entrenómadas, escribe de cine.

    Oye, un reto que os lanzo a los dos. Sería interesante.

    Kisses para mis Nómadas y un abrazo para tí, querido Sir Alfred

  9. ´Nudista´….. jajajajaj. Yo creo que sí dopy nudsta y bastante. Lo malo es que se pone feo cuando voy a pedir en cueros la cuenta. Todos se quedan mirando y se preguntan si valdrá la pena comer en un restaurante que deja en cueros para pagar. No es muy buena la publicidad. Lo de vegetariano; hasta que no tenga una buena cobertura médica no lo puedo hacer: el cambio es drástico y necesito un control. Lo de antitaurino, ya vamos: 25%.

    Y la película; ah, es hermosa, qué momento ése el que ellos buscan el sol. Con ópera y todo; es lo que más quiero de los italiano: la risa, la exageración, es que están locos con esto del sol. La película es de una ternura desbordante. Y admito que la vi por la entrada de Alfredo, y por tus entusiastas comentarios…. el final me gusta mucho: Ahora tengo la escoba a la mano.

    besos,

  10. Por fin he dado con esta película!! Fue una de las que más me marcó en mi infancia, recuerdo haberla visto en la tele y jamás se han borrado de mi cabeza sus imágenes.. Ahora voy a buscarla, a ver si la puedo ver de nuevo. Entiendo que sea la peli familiar de Marta por su poesía, su mensaje y su humor absurdo. Aquí hay otra súperfan del film, aunque ni siquiera recordaba su título ni su autor. Viva el cine!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s