Las cicatrices del agua

Las cicatrices del agua

Las cicatrices del agua

nos miran.

Sospechan que somos culpables

de todas sus heridas.

.

Ayer por la tarde mi compa Marta me dijo «no tengo ganas de blogs». Se la notaba cansada y además me tocaba a mí (1 vez a la semana mi compromiso es subir cosas y qué pocas veces cumplo).Este poema lo subí hace un año al blog. He preferido volver a subir estos pequeños pero intensos versos que van muy bien para todo aquel que vive cerca de un río, los maltrechos ríos de las ciudades, a nuestro Ebro lleno de hormigón y cicatrices. Y he subido el texto, a sabiendas de que su autora se mosqueará. Soy Julia March y este poema, como tantos otros, es de Marta Navarro García.


21 respuestas a “Las cicatrices del agua

  1. El poema es como siempre, de los que apuntan, disparan y hieren. Todos creemos que el agua es muda, y puede que lo sea, pero siempre habrá un poeta dispuesto a prestarle su idioma.

    Un abrazo.

  2. Marta, no te localizo, ni en casa ni en el teléfono ni en ningún sitio. A ver miedo me da que te de por desaparecer y esas cosas. lLlámame si ves el comentario.
    Yo ya conozco este poema, y sé su historia. Una tarde de paseo viendo las obras faraónicas del Ebro. Lo describe muy bien, tanto que no creo que lo incluyan en ningún libro sobre el agua para el evento de La expo.

    Un beso,o dos, o tres,
    Da señales de vida pronto

    Sussa desde el mar. Barcelona está bonita hoy

  3. Me refiero a las obras de La Expo 20008. Las que lleva el tipo ese que fue concejal del PC, luego del PSOE y que tiene cara de eterno jet-lang.

    Pues eso,

    Sussa

  4. Pues es un poema precioso. A penas cuatro versos consiguen la intensidad que no se logra a veces en muchos renglones. Me ha parecido duro, comprometido y sobre todo triste. Bueno, un blog muy interesante, que merece regresos para acechar todos sus rincones.
    Un saludo desde este balcón!
    *Elisa*

  5. Los cuatro versos más intensos y significativos que he leído. Precioso y contundente.
    Lo que dices en este post se me pasa por la cabeza todas las mañanas cuando veo el Guadalquivir desde la ventana del autobús… a veces digo en plan de «humor negro» que espero no caerme nunca al río, o saldré con tres ojos como el pez aquel de Los Simpson. Es una pena, en mi opinión es uno de los mayores tesoros que tenemos en esta ciudad, y hay días que parece cualquier cosa menos agua… y me temo que con la mayoría de los ríos pasa tres cuartos de lo mismo.
    ¡¡Besos y Ánimo!!
    Rosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s