PELETERÍAS=CEMENTERIOS

«Los cementerios empiezan en las peleterías». (Benjamín Prado)

Hoy he tenido que acompañar a tía Ruth a recoger varios paquetes en un par de tiendas. Mi sorpresa ha sido que uno de los locales era una peletería del centro de Barcelona. Le he dicho que no, que allí yo no entraba, que imposible. Pero las escaleras tan altas le dificultaban el acceso, ya que tiene problemas de movilidad. Al final, ante su cara de besugo suplicante e insistente, he tenido que entrar. Allí, al verme rodeada de tantos abrigos de pieles, me han dado unas arcadas tremendas. El denso olor de las pieles muertas, las caras de los animales, la colección de hocicos y de patas de las estolas… me han parecido un cementerio repugnante. Un vistazo a las estanterías llenas de garras y bocas abiertas con sus dientes menudos me ha revuelto el estómago, y yo, por desgracia, soy muy vomitona. Jamás había entrado en un cementerio de animales, quiero decir, en una asquerosa peletería. No cuento lo que ha pasado al final porque no me encuentro con ánimo, quizá otro día. Pero no creo que tía Ruth vuelva a llamarme nunca más para acompañarle a recoger paquetes a ninguna peletería .

Este post 100% colectivo va dedicado a Nuria (la veterinaria que todos los animales querrían tener), a José Miguel (un fotógrafo excelente), ambos veganos y animalistas, y a Anna de Respeto Animal, amiga de largo recorrido y vegana, of course.

[Texto de la fotografía: Aquí está el resto de tu abrigo]

peta.jpg
.
En las peleterías
muere la vida,
triunfa el silencio.
Tu vestido de pieles esconde pesadillas
y sangre a borbotones.
En algún basurero yacen
los ojos del animal que llevas puesto.
Ese tacto robado que te cubre
nace cuando muere la vida.
Sobre tu cuerpo asoma
el delito y el aroma de un crimen.
Descanse en paz el animal que te viste.

POEMA DE ENTRENÓMADAS
.
.

COMBATE POÉTICO

pic-pankration-submission.jpg
Choque de poetas: Salamanca escenario de un enfrentamiento poético original

«Cansados de ventilar sus diferencias estéticas a través de oscuros folletines insultantes o alusiones veladas en medio de un recital, los poetas deciden enfrentarse en un combate cara a cara. Una guerra sin cuartel donde la palabra, por fin, no jugará ningún papel», decía el tríptico que a modo de manifiesto fue entregado a los asistentes de la sala de arte contemporáneo «El Gallo», en Salamanca. Cuatro poetas (Gonzalo Escarpa, Victor Pérez, Ben Clark y David Moreno) se enfundaban los guantes por primera vez en sus vidas. Su intención era la de poner en juicio los apolillados círculos poéticos al tiempo que ejercían una crítica paródica contra aquellos poetas que, acomodados en un panorama cultural hace tiempo estancado, ayudan y potencian el inmovilismo y la autofagia del «stablishment» cultural.

EL SÓTANO DE LA PALABRA
A partir de las diez y cuarto, el numeroso público que abarrotaba el sótano fue haciendo pasillo a los cuatro amateurs, que divididos en dos combates según su peso y pertrechados con las protecciones de cara y manos, se fueron embebiendo en un ambiente irrespirable para colocarse acompañados por sus respectivos «coaches» en las esquinas de una loneta de artes marciales. Excepto ring, ningún elemento faltó en la película que allí se montaron. Un «speaker» un poco soso anunció a los rivales Sigue leyendo «COMBATE POÉTICO»

MARATON DE ORGASMOS

orgasmos1.jpg

Las comidas y llamadas telefónicas con Sussa últimamente son monotemáticas. Ya dijimos hace unas semanas que Sussa trabaja en un proyecto sobre el sexo en diferentes culturas. Ella nos ha enviado esta noticia sobre un maratón donde cansarse puede resultar placentero.

Olimpiadas para onanistas

No se trata de una broma ni mucho menos de un intento de provocar un escándalo. En temas de sexo los nórdicos se toman las cosas de forma muy natural y sobre todo en serio. Pero lo cierto es que una sexóloga danesa ha tomado la iniciativa de organizar en este año olímpico, el llamado «maratón del orgasmo», una especie de «olimpiada onanista» en la que participarán hombres y mujeres, todos mayores de 18 años, para competir en las diversas disciplinas y formas de masturbarse.

Así que, todos los que se consideren «maestros» en el popular arte de la auto complacencia sexual, ahora pueden tener la oportunidad de demostrar al mundo que las muchas horas de entrenamiento en solitario no han sido en vano. El próximo 31 de Mayo es el día marcado para celebrar esta curiosa «olimpiada» que concentrará en la capital danesa a los mejores individualistas del sexo.

Eyaculación de larga distancia.

Una de las pruebas clásicas es la eyaculación de larga distancia. Se trata de una prueba de competición abierta para ambos sexos donde se mide la distancia del que consigue eyacular más lejos. De esta prueba no tenemos el registro oficial pero el récord mundial está, al parecer, en 91 cms.

Otra de las pruebas es la de simple resistencia. ¿Cuánto tiempo puede estar una persona masturbándose sin parar?. El récord femenino lo tiene Norine Dworkin, obtenido en el 2006, en San Francisco, tras haber estado 6 horas y 30 minutos masturbándose sin parar. Del récord masculino no tenemos el nombre de su poseedor, pero se sabe que está en 8 horas y 30 minutos sin perder la erección.

También está previsto realizar la prueba del maratón de orgasmos, pero no sólo para las mujeres multiorgasmicas. El récord masculino es de 6 orgasmos seguidos sin flaquear. El femenino es mucho más alto y, según el registro oficial de la «olimpiada» de Londres del 2006, lo tiene una mujer que alcanzó a tener hasta 49 orgasmos seguidos. Sigue leyendo «MARATON DE ORGASMOS»

«Si vienes te contaré el secreto»

JAZZ, SWING Y LETRAS
EL MARTES 12 DE FEBRERO A LAS 19:30 HORAS
Audición de la “Banda sonora” de la novela: «Si vuelves te contaré el secreto» de la escritora Mónica Gutiérrez.

Proyección de imágenes y la presencia de la autora.
FNAC, PLAZA DE ESPAÑA, ZARAGOZA
El libro está plagado de Jazz de Swing, de acordes sincopados, de Billie Holiday, de Duke Ellington, de Dexter Gordon, de Sarah Vaughan, de Miles Davis, de tantos grandes del Jazz, de tantas notas rápidas, vertiginosas, lentas, melancólicas, de calle, de vidas, de tantas voces, que finalmente he decidido que la música tome forma y salga de entre sus páginas.

Una particular entrada en “The Club” para todo el que quiera pasarse y disfrutar de la sesión.