El club «Imbéciles in fronteras»

 Cuadro de Goya_01a.jpgLa asociación «Imbéciles sin fronteras» ha incorporado a un nuevo miembro. Se trata del juez Fernando Ferrín Calamita. Ya sabéis que este lumbreras ha quitado la custodia de sus hijos a una mujer por ser lesbiana. Este «imbécil sin fronteras» relaciona el lesbianismo con la pederastia y otras aberraciones y delitos. En el blog del periodista Félix Soria nos hemos enterado de algunas cosas de este hombre que estudió para impartir justicia y lo que hace es desparramar un tufillo a Torquemada allá donde va. En nuestra opinión este juez está para atar, por eso pedimos que alguna institución le enseñe que el mundo cambia y que la libertad sexual es intocable.

¿Pero queréis saber que pasó en Chiclana hace 20 años?

He aquí el episodio: Una buena mañana de 1987, el ciudadano Ferrín Calamita, que entonces tenía 29 años de edad, se enfundó un chándal y se fue a pasear por la playa de la localidad gaditana. En el arenal había dos jóvenes tomando el sol con el torso desnudo y Ferrín, que dijo sentirse escandalizado, las conminó a que se cubrieran. Las dos mujeres se negaron y el juez –pues como tal actuó en ese momento pese a que no había justificación legal para ello– requirió la presencia de la fuerzas de seguridad (a la llamada de Ferrín acudieron policías locales y guardias civiles) y ordenó apresar a las dos bañistas. Las acusadas de no se sabe qué estuvieron ¡más de 48 horas en un calabozo! y les incoaron un procedimiento judicial, que lógicamemte acabó en agua de borrajas.

El ciudadano Ferrín Calamita –lector de textos de san Josemaría Escrivá, según quienes le han conocido– debería haber sido apartado de su cargo temporal o acaso definitivamente hace ya años, pero…
¿Quién indemnizará a todos los perjudicados durante dos decenios?

.

Fuentes: El país, y blog Im-pulso de Félix Soria

.


12 respuestas a “El club «Imbéciles in fronteras»

  1. ¡El sí que es un escándalo! Este tipo de personajes son auténticos talibanes, que no han aprendido todavía que el estado español es un estado LAICO y los ciudadanos sólo (y nada menos) deben regirse por sus leyes civiles y LAICAS. Si no puede respetar esos límites que se vaya a su casa. Pero ¿cómo se hace eso con nuestro sistema judicial?

    Besitos

  2. Sí, ya sabía de lo sucedido en Chiclana. Vaya elemento. Lo increíble es que nadie haya hecho nada para suspenderle de sus funciones, ¿nadie vigila a los que nos vigilan? Por mi se puede ir a Polonia.
    Un beso.

  3. Lucía, qué buena idea. Enviarlo a Polonia con los gemelos Pin y Pon.

    Luisa, es un escándalo total. ¿Por qué les cuesta tanto comprender que el mundo cambia cada día?

    Besos sin vigilantes ni jueces talibanes

  4. Cuidadín cuidadín, que viene Calamita (tiene el nombre que ni pintado). Pues sí, desgraciadamente hay talibanes de toga en la judicatura, y hay varios. Personalmente, me escandaliza hablar con algún postulante para juez que conozco y ver que ya como estudiante antepone sus opiniones personales a la más estricta legalidad (esto me ha pasado hace unos pocos meses, con gran estupor por mi parte, aunque con un tema completamente distinto). Menudo futuro nos espera.
    Por lo demás, hace tiempo que en la selección de determinados cargos públicos debería añadirse la obligatoriedad de establecer perfiles psicológicos de los aspirantes que computen en el resultado final de la adjudicación de puestos de trabajo.
    Por último, añadir como leguleyo de tres al cuarto, que somos un Estado aconfesional, no laico; no por nada, sino porque no es exactamente lo mismo y es una diferencia lingüística que ata de pies y manos a cualquier gobierno «hostil» de verdad con la religión.
    En fin, Calamita, vete a que te dé el aire un poco, chato.

    Besos anti-calamitosos

  5. Por cierto, que los estudiantes para jueces estudian de memoria, pura y simplemente, sin introducir elementos de crítica o reflexión. ¿Cuándo cambiará eso para impedir que mamarrachos que no saben razonar pueden disponer de las vidas de los demás?

  6. He sido, soy, víctima de una de esas injusticias manifiestas de la judicatura. Y no podeis imaginar lo que se siente. Rabia, impotencia, desesperación … es un horror.
    A la prensa sólo llegan casos que tienen un poco de morbillo que son los que venden periódicos. Pero hay prevaricaciones todos los días, todas las horas y en todo tipo de casos (civiles, penales, administrativos …)
    ¿Os acordais del famoso Estivil? Después de un montón de años mandando al calabozo a los testigos de sus casos, le expedientaron y luego le «castigaron» sus propios coleguillas. Y ¿qué ha sido de los ciudadanos que durante más de diez años vieron sus derechos vulnerados? ¿qué ha sido de las familias destrozadas por caprichillos de un juez loco? ¿quién paga los gastos de recursos, apelaciones y contenciosos?
    No dudo que habrá jueces que, como mínimo, se lean los papeles. Pero os aseguro que muchos no lo hacen. Confunden datos, cifras, (y eso que ahora está lo de «copiar y pegar» del maravilloso word) y redactan sentencias sin ningún sentido del ridículo. Se sienten dioses. Y eso es uno de los peores delitos del mundo antiguo. Aquí, no pasa nada.

  7. Me parece que este juez no va en contra de la libertad sexual, sino en contra de que una madre lesbiana pueda educar correctamente a sus hijas, para lo que él considera correctamente, mejor dicho, según los cánones que toma para dar su juicio. No se si las leyes contemplen que ello puede o no puede ser, pero si las leyes dicen que una madre o padre homosexual no puede hacerse cargo de educar hijos habría que luchar por cambiar las leyes, y si las leyes sí permiten que una madre o un padre homosexual pueda hacerse cargo de sus hijos, se podría impugnar esta decisión.

    Pero una cosa u otra los que pagan el pato, como decimos por acá, siempre son los niños. Qué pena.

  8. Todo juez o funcionario en general tiene que aplicar la ley o actuar ante l@s ciudadan@s aplicando la legislación vigente , pero sobre todo no discriminar a nadie por razón de sexo, raza, edad, etc. Esto es precisamente lo que ha hecho este juez. Debe ser considerado como una falta muy grave.
    Besos

  9. Vamos a ver. voy a haceros un comentario filológico:
    Para mí este «humanoide» con el martillo en el metacarpo, en lugar de en el oído, es un calamidad, por sus actos, actuaciones, actitudes e ideas, anteriores al «Pleistoceno», como indica su segundo apellido «Calamita».
    Apelllido viene del latín: «Apellare», que significa «Llamar», en sentido distintivo-despectivo
    En este caso, «Calamita», figura como segundo apellido del «figura», osea su apellido «matriz», el de la madre y el más importante para los romanos, pues indica la estirpe, es «CALAMITA».
    Por otro lado, el término castellano «calamidad», viene del latín «CALAMITA, CALAMITATIS»
    ¿Curioso no? ¿Qué podíamos esperar de alguién que ya lleva ese «mote», y además con orgullo?
    Pues eso….
    Besicos

  10. Os sobra razón, tanta como argumentos a este hombre.
    Magda, espero que se solucione lo tuyo.
    Y sí, lo de llamarse CALAMITA parece que algo tiene que ver.
    Besotes,

    Esto merecería otro post con vuestros comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s