Joe Hisaishi, «El verano de Kikujiro»

joe-hisahisi.jpgUna noche encendí la televisión y, después de hacer ejercicio de zapping, me encontré con un tesoro. Una película bellísima, «El verano de Kikujiro», del actor, humorista, guionista, director y un montón de cosas más (no siempre buenas) Takeshi Kitano. No sé qué pensará el experto en cine 39Escalones, pero yo creo que es magnífica. Me fascina cómo está narrada la historia y la sensación de paz y de calma que deja es duradera. Julia dice que hay autores que tienen esa rara habilidad. Joe Hisaishi es uno de ellos. Me ocurre con Brahms, también. Día de nervios = día de Brahms. A los pocos días de ver la película me regalaron el cd de la banda sonora que es del gran Joe Hisaishi. Imaginaos el mal que debí de dar, para que el que me soporta un día sí y otro a medias, fuera corriendo a la tienda a comprarlo.

Pongo la banda sonora muy a menudo, tanto que un día Loren, mi vecino, me dijo: I love this music very much!!! Y eso es estupendo, más teniendo en cuenta los sustos que le doy cuando pongo los cantos de delfines o de ballenas en celo. De las oraciones sufíes, ya ni os cuento.

Bueno, al grano, chic@s. Hoy dejo esta joya de Joe Hisaishi. Disfrutad de este hombre al que me temo que tampoco veremos en La Expo. Es un músico adorado y respetado en el mundo mundial. Pero es que aquí algunos ni se enteran.

Este post está dedicado a nuestros amigos aragonesojaponeses, en especial a Kuniko Takari a a quien echo de menos tan a menudo.

Esta partituta es pura poesía.