PALABRAS EN PELIGRO DE EXTINCION

libroarbolhombre.jpg

Los amigos de la Escuela de Escritores nos han enviado una curiosa iniciativa que gustosas compartimos con vosotros y vosotras. Se trata de salvar de la oscuridad, del silencio y el olvido, palabras en vías de extinción. Palabras que amamos y que deberían ser rescatadas para volver a danzar por nuestros labios, y que allí se diviertan, gocen, se multipliquen, o si ellas, pero sólo ellas lo prefieren, que descansen hasta encontrar el momento de salir a pasear otra vez. Tenemos un montón de palabras para rescatar, muchas de ellas aragonesas, herencia de las abuelas que tanto y tan bien las utilizaban.

Estas son las nuestras: querencia, ataviar, encandilar, parranda, prendar, duermevelas, charrar, resoplar, escuchimizado, espantar, atosigar, tiquismiquis, desustanciado, monserga, tostón, desaborido, chipiar, desustanciado, arremolinar, pizpireta, palique…

Coged botas de explorador y… a buscar palabras. Esperamos vuestras sugerencias…

La Escuela de Escritores quiere celebrar el Día del Libro proponiendo una labor de amor a la lengua: apadrinar palabras en vías de extinción.

Todos, quien más, quien menos, tenemos alguna palabra asociada al corazón, adscrita a la memoria, eco de nuestra infancia. Una palabra que hace años que no oyes y sin embargo te pertenece. Una palabra que, desde luego, no consentirías que nadie te arrebatase. Una palabra, al fin, que te gustaría que siguiera viva cuando tú no estés. Queremos que nos ayudes a salvar el mayor número posible de esas palabras amenazadas por la pobreza léxica, aseadas por el lenguaje políticamente correcto o perseguidas por extranjerismos.

El próximo día 23 de abril, con las palabras más apadrinadas por ti y por todos los internautas que participen en esta iniciativa, crearemos un nuevo hábitat donde quizá este año no estén las palabras más bellas, pero sí las más necesitadas: en www.reservadepalabras.org las encontrarás siempre que quieras, y también lo harán tus hijos y tus nietos.