Peter Pan busca país

Peter Pan

Reino Unido es el peor país del mundo industrializado para ser niño, según ha desvelado un reciente estudio del Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF).

España figura en el quinto lugar de la clasificación, por detrás de Holanda, Suecia, Dinamarca y Finlandia, países que encabezan la lista de felicidad de la infancia.

La organización midió 40 indicadores para comparar las vidas de niños en 21 países económicamente desarrollados y comprobó que los niños en Reino Unido estaban entre los más pobres y desatendidos.

Los grupos de atención a la infancia y los políticos de la oposición describieron los hallazgos como “vergonzosos” y acusaron al Gobierno del primer ministro Tony Blair de fallar a toda una generación de niños (no cuenta el estudio los niños de Irak a los que Tony Blair, junto a sus amigos de las Azores, han envíado a la paz eterna). Reino Unido va a la zaga en medidas clave sobre pobreza, privaciones, felicidad, relaciones y comportamiento inadecuado o peligroso, según mostró el estudio. Su situación en educación mejora ligeramente. Pero ostenta junto a Estados Unidos el bochornoso puesto general más bajo.

El estudio halló que no había una relación consecuente entre la riqueza de un país, según se mide en el Producto Interior Bruto per cápita, y la calidad de vida de los niños. Sí, amigos, habéis leido bien: según el estudio de UNICEF, no existe relación entre la riqueza de un país y la calidad de vida de los niños. Igual hay que hacer uno de esos bochornosos programas de televisión donde los famosos y ricos solicitan el apadrinamiento de niños en países no desarrollados. Sólo que esta vez habría que poner en el mapa del desconsuelo infantil a Reino Unido y Estados Unidos.

El estudio también aporta datos interesantes como que la República Checa, por ejemplo, logró una mejor marca general que Francia, país económicamente más rico.
Colette Marshall, director en Reino Unido de Save the Children, dijo que el informe era “vergonzoso” para el país: “Pese a la riqueza de Reino Unido, estamos fracasando en dar a los niños el mejor comienzo de vida posible”.

El país donde nació Peter Pan sigue teniendo, como decía Charles Dickens, una cuenta pendiente con los niños. Y es que Peter Pan todavía anda buscando un país donde vivir por siempre jamás.