El puente de las pollas. Prodigio de la arquitectura

Dicen que el arquitecto no previó que la conjugación del diseño del muro junto con el ángulo del sol, en una determinada hora del día, iba a causar esa sombra. El puente de las pollas lo llaman…

Arquitectura especial.

Groucho, el mundo y las finanzas

Viñeta de Josetxo Ezcurra

No os perdáis la entrevista que desde la otra vida, o quizá fue en ésta,   le hizo Guillermo Pardo a Marx, Groucho. Pinchad aquí

Mi colega y Aznar

Quiero dejar claro que el colega de la foto no tiene nada que ver con el impresentable, cómplice en la destrucción de un país, Irak, mentiroso compulsivo y sinvergüenza de Aznar. Quiero dejar claro que nunca han tomado café juntos, jamás han charlado ni compartido conferencias, ni acento, ni sentimientos. El gesto es pura coincidencia. El colega de la foto es un animal sano, inteligente y bueno. El “otro” es un tipo que debería ser juzgado. No sólo por la historia, también por un tribunal.

.

Dos clásicos de Pier Paolo Pasolini

Texto de Luis Antonio de Villena
Dos clásicos de Pier Paolo Pasolini (1922-1975), ya conocidos pero vertidos de nuevo, vuelven  a nuestras librerías mostrando la gran versatilidad y originalidad de Pier Paolo, lo poco que el tiempo ha pasado por él, y cuánto deben añorarlo los italianos de bien en la triste y cenicienta y berlusconiana Italia de nuestros días… Los libros aludidos son Las cenizas de Gramsci (1957), el primer gran libro de poemas en italiano de su autor (son anteriores las poesías en friulano) y Escritos corsarios, la primera de sus lúcidas y atrevidas recopilaciones de artículos, que apareció póstuma, poco después de su muerte, mejor, de su violento y nunca del todo aclarado asesinato, donde el móvil sexual (un chapero jovencito) dejó paso a la idea de un asesinato político, cometido por más de un sicario. Escritos corsarios ha sido reeditado por Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, en nueva traducción de Juan Vivanco Gefaell, mientras que Las cenizas de Gramsci -bilingüe- está en Visor en la nueva versión de Stéphanie Ameri y Juan Carlos Abril. Lo que sorprende en Las cenizas de Gramsci (traducción de las sencillas palabras latinas que cubren los restos del pensador marxista, «Cinera Gramsci») es la capacidad de unir el poema meditador y reflexivo, escrito en una lengua de basamento culto, con la idea -que aún parecía posible Más

Ricardo III y yo, un asunto muy personal.

Muy personal

Ahora, el invierno de nuestro descontento se ha transformado en glorioso verano bajo este sol de York… (Ricardo III,  de  William Shakespeare.  Acto primero. Primera escena).

Necesito una clínica de desintoxicación muy específica. Veo a Ricardo III por todas partes.  Siempre hay un Ricardo III aguardando en la esquina de mi calle, en la verdulería, en la biblioteca, incluso en la presentaciones de libros, en las sesiones poéticas, a veces hasta entre mis compas animalistas. Si pudiera me querellaría contra William. Le diría que es culpable de crearme un trauma ricardiano.  La cumbre de Copenhague estaba llena de Ricardos III, sólo que éstos eran imbéciles. Ricardo no lo era, malvado sí, imbécil no.
Incluso a mi peluquero le veo parecido con el Monarca de York. Mi reino por unas tijeras, creo que me dijo ayer, mientras me cortaba rizo tras rizo. Lo hacía como si fuera una venganza.  Por cierto, os recomiendo una película que dirigió Al Pacino, Se titula Looking for Richard”, La  hizo para curarse de su obsesión ricardiana. Fantástica en versión original. Buenísima. Yo me estoy curando con ella, a ratos, un poco, a veces….

Mi reino por un caballo, el curro, este sol de York, comprar, el descontento, la prensa, glorioso verano, la nieve, el invierno, Copenhague y sus apéndices, este sol de York zaragozano.

.

Sí, lo sé. Soy la reina de los despistes.

blue_1

De camino a casa, en un autobús más vacío que de costumbre y con mi mp3 sin pilas, escucho la radio que el conductor tiene a todo volumen. El locutor  pregunta algo un tanto peculiar. ¿Has pensado alguna vez cómo será tu muerte?, el entrevistado contesta, rodeado de los míos y lo más tarde posible.

A mí me ha dado por escudriñar la pregunta que reconozco que me ha dejado algo “tocada”.  Y sí, yo ya sé de qué moriré.  No será por un golpe de calor, ni de corazón, no, no.  Tampoco será buceando, por fin puedo mandar a la mierda al imbécil de Spielberg, culpable de que cada verano cuando estoy a unos metros de profundidad en el mar, me dé por recordar “su tiburón” y  acabe saliendo a la superficie porque una pobre sardina me ha rozado la rodilla provocándome un susto tremendo.  No, tampoco será por decepciones, ni por ira, ni siquiera por cansancio, que es el sentimiento más fiel que atesoro.

Yo moriré de un ataque agudo de despiste. Acumularé tantos errores que al final moriré por eso.   En una semana y por segunda vez, he desayunado pienso de gatos en lugar de mis cereales. No veáis lo asqueroso que es cuando se disuelven en soja.   He perdido cuatro veces en un día el móvil.  He enviado un correo equivocado a la persona equivocada. Me he olvidado de una cita, he acudido tarde a otra.  Por error se han enfadado dos personas, cinco gatos y cuatro perros conmigo. Y por despiste me he tomado a las seis de la mañana una pastilla para dormir en lugar de una pastilla para la tos.   Me he quedado dormida sobre las siete, felizmente dormida, en un sueño químico, falso, sin recuerdos, sin sueños, sin pesadillas, sin obligaciones, un sueño plano como un desierto.  Sí,  yo moriré por un ataque agudo de despiste.

Los que me conocen saben que cuando el despiste alcanza cimas importantes lo paso mal, muy mal. Y si es en público peor, mucho peor. Hace unos meses quise ser abducida por la taza de café que tenía en las manos y desaparecer de la faz de la tierra por un rato.

Digo todo esto para que nadie se enfade demasiado conmigo.  Lo mío no es sino puro y simple despiste. He leído que esto es propio de los piscis. Sed benevolentes.

Anda, decidme que vosotr@s también os despistáis alguna vez. Anda…

Una de poesía y relato corto con… miedo

La vuelta a la ciudad incluye volver a la actividad y a la información de las cosas que se organizan.  Por ejemplo, la siguiente: Tomad nota, gente atrevida, tengan cuidado l@s asustadiz@s.

suspense

AMIGOS EL DÍA 31 DE OCTUBRE SE CELEBRARÁ UN RECITAL DE POESÍA Y RELATO CORTO CON EL TEMA DEL MIEDO AL CUAL ESTÁIS TODOS INVITADOS A PARTICIPAR Y PARA HACERLO HAY QUE INSCRIBIRSE EN info@aaescritores.com HASTA EL 20 DE OCTUBRE. EL LUGAR SERÁ EN “LA BÓVEDA” EN EL ALBERGUE MUNICIPAL DE ZARAGOZA C/ PREDICADORES Nº 70…HORARIO A DETERMINAR.
EN EL TRANSCURSO DEL RECITAL ESTÁ PROGRAMADO ENTREGAR EL PREMIO INTERNACIONAL POESÍA DEL MIEDO DE LA EDITORIAL OLIFANTE…IREMOS INFORMANDO PERO YA PODÉIS INSCRIBIROS.

Todo esto pasa en la inmortal ciudad de Zaragoza. Y esta información la ha proporcionado Fernando Sarria.

Ser y no estar

vaca

Yo debería estar ahora mismito en las afueras de Dublín, corrigiendo poemas y textos junto a las vacas verdes y gordetas de Seán, el amigo de mi amiga, o disfrutando con el delfín residente de la península de Dingle. Pero no, estoy aquí en Zaragoza, sudando folios con sabor a desierto, en un quinto piso sin aire acondicionado y jurando en swahili por los pedazos de cabrones banqueros que nos han hundido en la crisis a mis amigas dublinesas, a Seán que ya no trabaja en la empresa porque la han cerrado, a las vacas que presienten que algo pasa y se estresan mucho, al delfín que piensa ya en otros mares más limpios y a mí misma que sin mis amigos, sin las vacas, sin el delfín residente y sin el verde oxigenado de Irlanda me disperso mucho, me deshago, me transformo, me disuelvo, me vuelvo zaragozana sin ganas, ay, ay, ay…

¿Alguien me comprende?

“La astuta hermanastra”, de Roberto Malo

Jean -Claude Claeys

La astuta hermanastra.

A las doce en punto de la noche, Cenicienta pierde un zapato mientras sale a la carrera del baile real. Esto lo observa una de sus hermanastras; como se conoce el cuento, se calza en un segundo el zapato de Cenicienta y deja en su lugar uno suyo. Cojeando ligeramente, la hermanastra se aleja del baile con una amplia sonrisa.

Texto de Roberto Malo


Este texto viene de la web de Luis Borrás, “Aragón Literario”. El escritor y bloguero Roberto Malo consigue en pocas líneas una divertida revisión de la historia de Cenicienta. La ilustración  del fotógrafo  francés Jean-Claude Claeys nos ayuda a desmitificar el cuento e imaginar qué pasó entre la hermanastra de Cenicienta y el príncipe unas horas después…

¿Alguien sospecha cuál puede ser la decisión del príncipe y de Cenicienta y de la otra hermanastra…?

Imagénes para la semana

Os dejo estas imágenes.  Enseguida nos vemos…

Escultura erótica de Dominique Regnier

dominique-regnier

Curiosos a dos patas o futuros reporteros del barrio.

catskittens-9bedde709e3c6121e60396bdc7794272_h

Homenaje a John Lennon

amor2_thumb5

Gente peligrosa, peligrosa gente.

t_28_12_2008

Nada es lo que parece, “la buena gente”, tampoco.  O a buen entendedor con pocas palabras bastan.

21855-fullsize

Anteriores Entradas antiguas

SubRED solidaria de Blogs en Internet, ¡UNETE!.

Anillo solidario

Entrenómadas en Flickr

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Zaragoza Antitaurina 2013

Más fotos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 673 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 673 seguidores